jueves, 13 de julio de 2017

Sin contrato sexual, no hay contrato social


Sin embargo, por causa de las fornicaciones tenga cada uno su propia mujer, 
y tenga cada una su propio marido (1Co 7,2)

En las brumas de los tiempos, la Tierra era un paraíso. Pero ahí estaba el ancestro del hombre, que transgredió todas las leyes de la naturaleza, y tras liquidar todo el alimento y expulsar o liquidar a sus competidores, tuvo que contar sólo consigo mismo y echar mano del árbol de su propia vida (¡uf!), meterse a creador (¡o a criador!), “hacerse como Dios”. ¿Y qué creó? ¿Qué crió? De su propia carne creó al esclavo. ¡Gran creación! ¿No fue la esclava? También, pero no sólo. Cierto que cuando el Ritual Romano del Matrimonio proclama compañera te doy, que no esclava, es porque la inclinación del hombre a esclavizar a la mujer, tenía ya un largo recorrido.
Dios había visto que el hombre estaba solo, solo e incompleto, y que así era imposible la vida. Y por eso creó la sociedad hombre-mujer. El primer cimiento de la sociedad humana. Pero con la mala inclinación a dominarla y esclavizarla: Tu ansia te llevará a tu marido y él te dominará  (Gn 3,16).  Por eso Dios empuja al hombre hacia el bien y le dice: Compañera, no esclava. Contrato sexual, acuerdo, avenencia, no servidumbre, no esclavización, no la pata o el alma quebrada y atada a la cama.  
Desde que el hombre crea al esclavo sacándolo de sí mismo, del mismo modo que narra el Génesis que sacó Dios a Eva de una costilla de Adán (cf. Gn 2,22), todo su afán es ser señor y tener esclavos. Papeles que van rotando frenéticamente a lo largo de la historia. Y es la fuerza la que determina quién es señor y quién esclavo.

Pero en este nuevo invento humano, puesto que la hembra humana, la mujer, es capaz de prestarle al hombre un servicio que éste ambiciona con enorme codicia, es ella la que precisamente por su condición de hembra-bien-codiciado soporta con mayor frecuencia el papel de “esclava”. De manera que en muchas civilizaciones a lo largo de la historia de la humanidad, mujer y esclava han sido casi sinónimos. Y esta sinonimia es más cierta en lo referente a su función sexual. En pocas civilizaciones se ha librado la mujer de la servidumbre sexual. Pero consolémonos, que no es ella sola: también hombre y esclavo han sido sinónimos durante la mayor parte de la historia de la humanidad. Tanto para la esclava (sexual) como para el esclavo (laboral), en el otro bando estaba el señor. Ésa fue la singularísima forma de socialización con que se estrenó el hombre fuera del paraíso. Sin contrato, claro está. Lejos, inmensamente lejos del contrato social de Rousseau.
Rousseau impresionó al mundo con su libro El Contrato Social, en el que desarrolla la fundamentación lógica del traspaso de la soberanía del rey-soberano, al pueblo-soberano, para mantener el modelo de socialización de la monarquía. Y recurre, como en su día el feudalismo, a un hipotético contrato entre el súbdito-ciudadano y el que ostenta el poder, ya sea hereditario o electivo. Y en cambio pasa por alto el “contrato sexual” que, éste sí, es el cimiento de toda sociedad.
Pero una vez abolida la esclavitud, la apetencia del hombre por la mujer no disminuyó ni un ápice, y por consiguiente el hombre se buscó la manera de seguir gozando de ella sin incurrir en esclavización. Inventó por tanto el CONTRATO SEXUAL.
El primero que conocemos en nuestra civilización es el matrimonio, que convivió con la esclavitud sexual propia de otras dos instituciones: la prostitución y el contubernio o concubinato. En el matrimonio, el estado social de la mujer era el de “libre”; en las otras instituciones, su estatus era el de esclava. Tal como en la prostitución y el contubernio no había más que opresión sexual (el amo utilizaba el sexo como incentivo para granjearse la fidelidad y el rendimiento laboral de los esclavos; el trabajo sexual de las esclavas era intensivo por tanto), en el matrimonio prevalecía la represión sexual, a la que luego y durante más de mil años se llamó fidelidad: porque a los romanos (que ellos fueron los fundadores del matrimonio tal como lo conocemos en occidente) de la esposa les interesaba más el heredero (y por tanto, la función de madre: de ahí matri-monio) que la satisfacción de sus apetitos, para la que disponían sin restricción de esclavas y esclavos (las “costumbres” romanas obligaban a los amos a sodomizar a los esclavos para hacerles sentir así su total dominación).   
Muchísimo antes que la conversión del trabajo esclavo en trabajo contractual (que no es lo mismo que liberarse de la esclavitud del trabajo), fue la conversión del sexo esclavo en sexo contractual. Que tampoco fue lo mismo que librarse la mujer de la servidumbre sexual. Como en el trabajo, lo que hasta entonces había tenido el carácter de obligatorio, pasó a tener el de “voluntario”. Es la misma idea del “contrato social” de Rousseau pero aplicado a la primera célula de toda sociedad, que es la pareja de un hombre y una mujer (pero no unida por la fuerza de él sobre ella, sino por el contrato matrimonial).
Fue en efecto el matrimonio, la primera fórmula de contrato sexual. Pero muy lejos del sexo esclavo, puesto que en el contrato se incluía como parte fundamental y conditio sine qua non, el derecho de maternidad de la mujer (asociado al derecho de paternidad del hombre).
Este “contrato sexual” que era a la vez un “contrato social” funcionó perfectamente en la sociedad esclavista para los hombres y mujeres libres, puesto que quedaban esclavas para cargar sobre ellas la sobrecarga sexual que no desearan las esposas-madres. Pero lo realmente difícil fue acabar con el sexo esclavo, igual que es muy difícil (nunca se ha conseguido) acabar con los niveles de explotación laboral que hacen esclavo el trabajo). Ahí tenemos la prostitución, la esclavitud sexual por antonomasia (que el feminismo se ha empeñado en transformar en “trabajo sexual”) que, instituida en nuestra civilización por los romanos, ha vencido el paso de los milenios y sigue enormemente próspera.
Pero quedaba la otra fórmula de esclavitud sexual, el contubernio, mucho más próximo al matrimonio y más fácil por tanto de convertirlo en contractual, es decir en “contrato sexual”. Y eso es lo que hizo el cristianismo: convertir en matrimoniales (contractuales por tanto) las uniones contuberniales: despojándolas en la medida de lo posible de su carácter coactivo en lo que respecta a su función sexual fundacional. Pero no era tan fácil liberar a la concubina de la obligación que le había impuesto el amo de hacer de esclava sexual del esclavo. Mientras la esposa estaba en régimen de represión sexual, la concubina estaba en régimen de opresión sexual.
Y bien, con esos mimbres el cristianismo tejió el matrimonio, sagrado por más señas, e indisoluble: para proteger a la mujer de los tremendos abusos del divorcio romano y del repudio judío. Se la dotó del derecho de maternidad y de familia (indispensables para la construcción de la sociedad); pero no se consiguió liberarla de la opresión sexual que le había impuesto el contubernio. San Pablo, en efecto, formulando un perfecto “contrato sexual” bajo la ficción de que hombre y mujer son sexualmente iguales, establece: “El marido debe cumplir son su mujer el deber conyugal, y la mujer con su marido. La mujer no tiene potestad sobre su cuerpo, sino el marido. Como tampoco el marido la tiene sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os esquivéis el uno al otro… (1Co 7,3). Clarísimo: los dos por igual tienen deberes sexuales recíprocos. Así que nada de esquivar el sexo. Ni él, ni ella. Un contrato sexual tan perfecto como el contrato social de Rousseau.
Ciertamente un contrato sexual tan cogido por los pelos como el contrato social de Rousseau. Y que, como éste, tiene numerosos agujeros negros. Mucha más imposición de la que admite el contrato (de hecho, no admite ninguna, porque en ambos contratos, “voluntariamente” se cede el poder a la contraparte). Y cuando una de las partes constata o simplemente “siente” que se está incumpliendo el contrato, aflora la violencia. Violencia sexual en el contrato sexual, y violencia social en el contrato social. Voilà!  Sólo la gracia renovada del sacramento es capaz de vencer la debilidad del ser humano pecador y levantarlo, desde el contrato matrimonial, hasta la santidad de Dios.
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

16 comentarios:

  1. Estoy leyendo La Santità in un mondo che cambia, http://www.libreriaeditricevaticana.va/content/libreriaeditricevaticana/en/novita-editoriali/la-santita--in-un-mondo-che-cambia.html, del Cardena Saraiva Martins, prefecto emérito de la Congregatio de la causa de los santos (de hecho me firmó elprimer ejemplar que se vendió, y me lo ddicó a mí y a mi mujer, en mayo este año acabado de salir de imprenta). Exclente continuación del anterior de, creo, 2014, que contaba con 3 veces más de páginas, http://www.libreriaeditricevaticana.va/content/libreriaeditricevaticana/it/novita-editoriali/la-santita--e--possibile.html, y acababa de leer las líneas donde explicaba que la palestra donde realmente se demuestra la santidad es en la vida ordinaria de cada día, donde se pueden ejercitar en grado heroico las virtudes teologales y las otras también... me recuerdaa puro Concilio V II sobre la doctrina (la sana) del laicado como quien actua toda la misión de la iglesia, no solo ayuda, o las palabras en la homilía en setiembre 2015 en Filadelfia que escuché al Cardenal primado de Manila, Chito Tagle, sobre la martirialidad de la vida cristiana, o la doctrina qe viene a recorda el carisma fundacional del Opus, contemplativos en medio del mundo.

    Saraiva habla de cruz-muerte y vida resurrección, sin dualismos, sino juntos, y superando consepciones pusilámines de la sola fide et al, recuerda la llamada a la santidad y que en la lucha por ser santos como el Padre es Santo lo único que hacemos es completar la obra de Dios.

    Hablando con él, me explicba que un hombre o es completo si no es santo. No es una opción entre otras, como por ejemplo se enseña por parte de teólogos en Blanquerna, como Daniel Gamper que piensa que la opción "default" es ninguna creencia. La opción "default", por defecto, es decir, de fábrica, es Dios, reconocerle, desde el ángulo, dice, y me deja estupefacto, "hijos en el Hijo". Cada dos líneas me quedo pasmado de lo extraordinario de su explicación clara. Hay que tener en cuenta que llevó casi 700 beatificaciones y canonizaciones de las casi 900 durante Juan Pablo II.

    San Pablo en la primera a los Romanos sale al paso de todas estas confusiones que quieren imponernos sobre una antropología enferma del hombre y la mujer. El matrimonio es camino de santidad, no menor que ningún otro. No podemos olvidarnos del concepto capital de Imago Dei, a imagen y semejanza los creó, y de la dimensión trinitaria de la familia, donde quedan impresos, en el matrimonio, las relaciones intratrinitarias, fundamento de la indisolubilidad.

    En Catalunya, donde plas tenemos que lidiar, todo esto no solo se niega sino que se ataca: desde cuadernos CJ de Cristianisme i Justícia-Fundació Espinall de Jesuites de Catalunya, tildan de misógino el mensaje completo de San Pablo, y por tanto prescindible.

    pero nosotros sabemos )Fe) en Quién hemos puesto la Esperanza. Y en la Oración (trato y Amor a los demás y a Dios) encuentra la pareja que eleva su estado civil a la dimensión de la gracia sacramental la fortaleza la alegría y la paz que les ayudan a perseverar en ese camino de santidad.

    Bien dicho Custos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que dom Maurice Festugiére afirmó que, para todo jesuita, lo único esencial es la Oración Personal según el estricto método ignaciano (La liturgie catholique. Essai d’une synthèse, Abbaye de Maredsous, 1913).

      Ello explica la tozudez obcecada de los jesuitas en la herejía del modernismo teológico... su general Sosa aún sigue buscando grabaciones de Jesús...

      La facultad de Teología de Barcelona, en su conjunto, como los monjes montserratinos, siguen obsesionados en desarrollar la herética teología nacional-progresista eclesial catalano-barcelonesa, propia de la Església nacional, progressista i alternativa de Catalunya.

      Quien manda en Cataluña es Montserrat, no el obispo de Barcelona, que cambia con los años, mientras que la Comunitat de la Catalunya Eterna persiste en el tiempo...

      Eliminar
    2. Me ha dejado usted Pasmao Picazo,yo no sabía que era usted versado en teología paulina,la verdad.

      Eliminar
  2. ¿No proteges al niño no nacido? No eres una democracia14 de julio de 2017, 1:48

    El contrato "social" de Rousseau es un intento de eliminar los Mandamientos de la Ley de Dios: Dios Creador deja al hombre creatura como administrador de la Creación, y le da unos Mandamientos constitucionales de 1. amar a Dios, y 2. amar al prójimo, de forma equivalente a 3. como se ama a sí mismo.

    El contrato "social" de Rousseau es falso, pues es un contrato donde no hay posibilidad de abandonarlo (rescisión) ni de impugnarlo ante un juez.

    Es una forma intelectualmente sofisticada, subrepticia y con subterfugios, para justificar la tiranía social de las decisiones injustas del fuerte (los detentadores del poder: el Directorio, Napoleón, la República, la masonería política...) sobre los débiles, tal y como se demuestra en el tema del aborto y la eutanasia, según describe San Juan Pablo II en Evangelium vitae, 19 y 20.

    Dime si proteges a los más desfavorecidos, los niños incapaces no nacidos, y te diré si eres realmente una democracia.

    ¿No lo haces? Cometes dos crímenes: una contra los niños, y otra contra los incapacitados, pues el niño no nacido no puede valerse por sí mismo.

    Evangelium vitae...

    ResponderEliminar
  3. Intrinsece malum (i)14 de julio de 2017, 3:03

    Es muy interesante el artículo de hoy pues incide de pleno en el dogma de fe, divinamente revealado (negarlo es herejía y excomunión automática), de los actos morales intrinsece malum semper et pro semper, que la Biblia liga especialmente a todos los actos sexuales depravados.

    La encíclica Veritatis splendor, de San Juan Pablo II, explica muy bien los actos morales intrinsece malum en sus numerales 79-83 y 95-97.

    Los actos morales intrinsecamente malos, también intrinsece malum, perversos, deshonestos, ilícitos, injustos, incompatibles o que claman a la justicia de Dios, abarcan tanto al hombre en su origen (pecado original), en su individualidad (pecado personal), como en su vida social (pecado social o estructural).

    Están en la protología (Edén y Caída, Noé, Babel), soteriología (economía de la salvación) y en la escatología individual (infierno, purgatorio y cielo) y social y eclesial (anticristos, tres septenarios, dos bestias, Anticristo, Babilonia, Milenio, Nueva Jerusalén).

    Los actos morales intrinsece malum pueden ser: intrinsece malum per se semper et pro semper (aborto, adulterio, perjurio, violación, anticoncepción, homosexualidad, blasfemia), pues son acciones objetivamente malas siempre sin excepción, independientemente de la imputabilidad y responsabilidad subjetiva (eximente, atenuante), como actos intrinsece malum secumdum circumstantiae, según las situaciones y las finalidades intencionales.

    Doctrinalmente, los actos morales intrinsece malum, afortunadamente, hacen que toda situación moral sea o blanco o negro: el adúltero incontinente no puede comulgar, ni ser absuelto ni recibir funerales nunca jamás, sólo si abandona objetivamente los actos y deseos incontinentes (6º y 9º mandamientos), y subjetivamente se arrepiente y reconoce la Ley de Dios.

    Pastoralmente, se han de tener en cuenta las cuestiones subjetivas, si hay atenuantes, agravantes o eximentes de la culpa, y aquí se encuentra toda la gama infinita de grises y colores, pues "nunca habrán dos casos iguales" como no hay dos personas iguales ni hay dos corazones iguales.

    A través de la pastoral, se acompaña, discierne e integra a la persona en sus infinitos grises y colores, que sólo el Espíritu Santo conoce porque es el único que ve el corazón, hacia la plena realidad doctrinal "o blanco o negro": que el adúltero deje de tener actos y deseos incontinentes, y se convierta su subjetividad a la Ley de Dios para que tenga actos morales intrinsece bonum per se: continente, abstinente (cese y abjure de ir contra el 6º y 9º mandamientos).

    ResponderEliminar
  4. Intrinsece malum bíblico (ii)14 de julio de 2017, 3:07

    Una breve historia de lo intrinsece malum bíblico, salvo error u omisión.


    1. Génesis: Edén, Caín, Diluvio, Babel, Sodoma.

    En el Edén (Génesis 3), el mal per se fue “ser como dioses”. En Caín y Abel (Gen 4), es el homicidio del inocente (= aborto, eutanasia).

    En el Diluvio (Gen 6), es porque “todo designio de los pensamientos del corazón eran de continuo solamente el mal”.

    En Babel (Gen 11), toda una sociedad piensa como la serpiente en el Edén: “edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al Cielo”.

    En Sodoma (Gen 18) es la soberbia, la indiferencia al pobre, y el presumir de pecadores y homosexualismo (Génesis 19, 24-25; Isaías 3; Ezequiel 16; II Pedro 2; Judas 7; Apocalipsis 11,).


    2. Levítico y Deuteronomio.

    Los actos intrinsece malum se describen como actos de abominación, y su sanción es la exclusión de la salvación, que en su tiempo se traducía en ser excluido del pueblo, ser apedreado, ser vomitados por la tierra, crear un país contaminado. Advierte que el pecado social excluye de la salvación y causa la segunda muerte del infierno.

    Otros actos malum per se: brujería, hechicería, invocación de espíritus, idolatría, delitos sexuales graves... (Levítico, 18, 22-29)


    3. Números, Éxodo, Reyes y el pobre.

    El Faraón (Éxodo), personaje histórico que por sus acciones representa a satanás, causa la opresión del pueblo.

    Jezabel (I-II Reyes) es la idolatría.

    Balaam (Números 23) es la adivinación y corruptor del pueblo.

    La opresión al pobre está presente en Prov 22, 22; Salmo 72; Amós 2.


    4. Los pecados sociales intrinsece malum cuasan la dispersión de Israel, el exilio de Judá, la rebelión de los Macabeos.

    Las consecuencias de lo intrinsece malum están en II Reyes 17-18 (Israel y samaritanos), Jeremías 32 (Jerusalén), y I Macabeos 1 (apostasía)

    ResponderEliminar
  5. Intrinsece malum, Tradición y Magisterio (iii)14 de julio de 2017, 3:10

    PIO XI

    - Casti connubii (31.12.1930), numeral 20: evitar los hijos en el matrimonio: "Ningún motivo, sin embargo, aun cuando sea gravísimo, puede hacer que lo que va intrínsecamente contra la naturaleza sea honesto y conforme a la misma naturaleza; y estando destinado el acto conyugal, por su misma naturaleza, a la generación de los hijos, los que en el ejercicio del mismo lo destituyen adrede de su naturaleza y virtud, obran contra la naturaleza y cometen una acción torpe e intrínsecamente deshonesta."

    PÍO XII

    - Discurso de Su Santidad Pío XII al Congreso de Unión Católica Italia de Obstétricas III (1951)
    - Discurso de Su Santidad Pío XII sobre los errores de la moral de situación (1952)
    - Discurso de Su Santidad Pío XII a los participantes en el II Congreso Mundial de la fertilidad y la esterilidad (19 mayo 1956)

    CONCILIO VATICANO II: Gaudium et spes, 27

    1. Respeto al hombre... sin excepción de nadie... cuidando en primer lugar de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente
    2. el anciano abandonado de todos
    3. el trabajador extranjero despreciado injustamente
    4. el desterrado
    5. el hijo ilegítimo que debe aguantar sin razón el pecado que él no cometió
    6. el hambriento
    7. el atentado contra la vida
    8. los genocidios
    9. el aborto, la eutanasia y el suicidio deliberado
    10. toda violación de la integridad de la persona humana:
    - las mutilaciones
    - las torturas morales o físicas
    - los conatos sistemáticos para dominar la mente ajena
    - todo cuanto ofende a la dignidad humanas:
    - las condiciones infrahumanas de vida
    - las detenciones arbitrarias
    - las deportaciones
    - la esclavitud
    - la prostitución
    - la trata de blancas y de jóvenes

    11. las condiciones laborales degradantes, que reducen al operario al rango de mero instrumento de lucro, sin respeto a la libertad y a la responsabilidad de la persona humana

    12. todas estas prácticas y otras parecidas son en sí mismas infamantes, degradan la civilización humana, deshonran más a sus autores que a sus víctimas y son totalmente contrarias al honor debido al Creador.

    PABLO VI

    - Humanae vitae, 14 (ampliado en Donum Vitae, asumido en Splendor vitae)

    JUAN PABLO II

    - Veritatis splendor (asume Humanae Vitae): numerales 79-83 y 95-97

    - Donum vitae, 2 (ampliación de la Humanae Vitae)

    - Dignitatis humanae, 7

    - Ecclesia de Eucharistia, 37 (comportamiento externo grave, abierta y establemente contrario a la norma moral, manifiesta indisposición moral)

    - Reconciliatio et paenitentia, 17

    - Evangelium vitae, 62 y 73

    - CATECISMO 1753-56: Hay actos que, por sí y en sí mismos, independientemente de las circunstancias y de las intenciones, son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto; por ejemplo, la blasfemia y el perjurio, el homicidio y el adulterio.
    - Catecismo 2357: homosexualidad
    - Catecismo 2356: violación, incesto, pederastia
    - Catecismo 2370: anticoncepción, destruye lo unitivo y procreativo
    - Catecismo 2352: autoerotismo
    - Catecismo 1756: blasfemia, perjurio, homicidio, adulterio

    - Compendio Doctrina Social Iglesia, 92 y 500

    - Código de Derecho Canónico, 915-916: no hay comunión si existe perseverancia en el pecado grave manifiesto; deber de previa confesión

    - Código de Derecho Canónico, 1184: privación de ritos funerarios eclesiásticos si no hay previo arrepentimiento

    ResponderEliminar
  6. Intrinsece malum: ateismo, materialismo, protestantismo, modernismo, masonería y Nueva Era (iv)14 de julio de 2017, 3:21

    ATEÍSMO, MATERIALISMO, RACIONALISMO, LAICISMO

    Octava Semana de Formación Pastoral, 24 de julio de 1958, Pío XII: “...raíces de la apostasía moderna [es] el ateísmo científico, el materialismo dialéctico, el racionalismo, el laicismo, y la masonería...


    PROTESTANTISMO

    Catecismo del Papa San Pío X:

    129. El Protestantismo o religión reformada... es el compendio de todas las herejías que hubo antes de él, que ha habido después y que pueden aún nacer para ruina de las almas.


    MODERNISMO

    - Pascendi Dominici Gregis, Pío X:
    38. "...es un conjunto de todas las herejías."


    MASONERÍA

    Encíclicas Humanum genus y Custodi di quella fede, León XIII, 1884 y 1892
    Bula In eminenti apostolatus o In Eminenti (Clemente XII, 1738)
    Providas romanorum (Benedicto XIV, 1751)
    Ecclesiam a Jesu Christo (Pío VII, 1821, excomunión por conspiración contra la Iglesia y el Estado)
    Quo graviora (León XII, 1826)
    Traditi Humilitati (Pío VIII, 1829)
    Mirari Vos (Gregorio XVI, 1832)
    Qui Pluribus (Pío IX, 1846)
    Quibus quantisque malis (Pío IX, 1849)
    Quanta cura (Pío IX, 1864)
    Multiplices inter (Pío IX, 1865)
    Apostolicae Sedis (Pío IX, 1869)
    Etsi multa (Pío IX, 1873)
    Etsi Nos (León XIII, 1882)
    Humanum Genus +++
    Officio Sanctissimo (León XIII, 1887, Encíclica)
    Ab Apostolici (León XIII, 1890)
    Custodi di quella fede +++
    Inimica vis (León XIII, 1892, Encíclia)
    Praeclara Gratulationis Publicae (León XIII, 1894)
    Annum ingressi (León XIII, 1902)

    - Código Derecho Canónico 1917 canon 2355,

    - Código Derecho Canónico 1983, canon 1374

    - Declaraciones sobre la Masonería de la Congregación de la Fe de 17.2.81 y 26.11.83:

    “El juicio negativo de la Iglesia sobre las asociaciones masónicas permanece sin embargo inalterado, porque sus principios siempre han sido considerados irreconciliables con la doctrina de la Iglesia, y la inscripción en estas asociaciones permanece prohibida por la Iglesia. Los fieles que pertenecen a las asociaciones masónicas se hallan en estado de pecado grave y no pueden acceder a la santa comunión”. [= excomunión]

    - Message sur la foi chretienne et la Franc-maçonnerie (21 mayo 2017, obispos de Costa de Marfil, Côte d'Ivoire)


    NUEVA ERA

    - Jesucristo, portador del Agua de la Vida. Una reflexión cristiana sobre la "Nueva Era", Consejo Pontificio de la Cultura y Consejo Pontificio para el diálogo interreligioso (2003)

    - Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana (1989)

    - Carta Pastoral Conjunta de Pentecostés 2017, "Me enseñarás el Camino dela Vida" (Sal 15, 11). Desafíos contemporáneos de la educación". Arzobispo de Pamplona y Obispos de Bilbao, San Sebstián y Vitoria, 4 de junio de 2017, numeral 19

    - La espiritualidad cristiana y las «nuevas espiritualidades», Mensaje del arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, para el domingo 25 de junio del 2017 (práctica de la oración desde la tradición espiritual y mística cristiana)

    --- Nueva Era: posturismo, meditacionismo, mentalismo en blanco o usando imágenes y voces sin tradición católica, gestualismo, repeticionismo (mantras), respiracionismo, visualizacionismo, eneagramas...

    ResponderEliminar
  7. Intrinsece malum: toda la Ideología de género (v)14 de julio de 2017, 3:24

    La Sagrada Tradición y del Magisterio vivo, condenan en su totalidad a la ideología de género como gravemente inmoral por ser intrinsece malum "per se" semper et pro semper:

    Catecismo 2357-59 (homosexualidad). Es un intrinsece malum semper et pro semper, definido dogmáticamente por la Carta Encíclica Veritatis splendor (6.8.93), en los numerales 79-83, y en los numerales 95-97. Por extensión, por ser objeto secundario de infalibilidad, lo intrinsece malum de la homosexualidad se extiende analógicamente también a todo acto sexual de la ideología de género (polisexualidad, sexodiversidad) porque destruye lo unitivo con lo procreativo que forma parte del diseño y plan divino.

    Declaración “Persona humana” acerca de ciertas cuestiones de ética sexual, 8 y 9 (1975)

    Familiaris consortio, 32 (1981)

    Carta “Homosexualitatis problema” a los obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 3 (1986)

    Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propuestas legislativas sobre la no discriminación de las personas homosexuales, 1 y 2 (1992)

    Sexualidad humana: verdad y significado, 104 (1995) [correlacionada con Preparación al sacramento del matrimonio (1996)]

    Familia, matrimonio y uniones de hecho, 23 [implícito] (2000)

    Carta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, 16 mayo 2002: “La ordenación al diaconado o al presbiterado de hombres homosexuales es absolutamente desaconsejable e imprudente”.

    Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, 4 (2003)

    Carta a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de Europa sobre la resolución del Parlamento Europeo en relación a las parejas de homosexuales, 4 (2003)

    Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las órdenes sagradas, 2 y nota 8 (2005)

    Orientaciones para el uso de las competencias de la psicología en la admisión y en la formación de los candidatos al sacerdocio, numeral 10 y nota 25 (29 junio 2008)

    Carta de Bergoglio (hoy Papa Francisco I) a las carmelitas de Buenos Aires, 22 junio 2010

    El don de la vocación presbiterial (Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis) 6 diciembre 2016, numerales 189, 199, 200 y 201 y sus notas

    “La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar” (25.4.2012) +++

    Acerca de la objeción de conciencia ante una ley radicalmente injusta que corrompe la institución del matrimonio (Nota del Comité Ejecutivo de la CEE, 5.5.2005

    A propósito da ideología do género. Carta Pastoral da Conferência Episcopal Portuguesa. Fatima, 14 noviembre 2013

    ResponderEliminar
  8. Intrinsece malum (vi): anarquismo, socialismo, comunismo, capitalismo salvaje y Teología de la Liberación14 de julio de 2017, 3:29

    ANARQUISMO, COMUNISMO, SOCIALISMO, LIBERALISMO SALVAJE:


    LEON XIII

    Encíclica Humanum Genus, (20.4.1884), num. 27: quitan la reverencia por las leyes divinas, contra la autoridad, anarquía, cambio y derrocamiento

    Encíclica Quod Apostolici Muneris, (28.12.1878), num. 1: contra la unión natural del hombre y la mujer

    Encíclica Graves de Communi Re, (18.1.1901), num. 21: la cosecha de la miseria


    SAN PÍO X

    Carta Apostólica “Nuestro mandato apostólico” a los obispos franceses, 15 agosto 1910, condenando el movimiento Le Sillon: el sueño de reformar la sociedad bajo el socialismo

    CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO 1917, canon 2335


    BENEDICTO XV

    Encíclica Ad Beatissimi Apostolorum, (1.11.1914), num. 13: nunca olvides la condena del socialismo


    PIO XI

    Encíclica Quadragesimo Anno (15.5.1931), num. 117: el socialismo no puede ser reconciliado con la doctrina católica; num. 120: el socialismo católico es una contradicción


    PÍO XII

    Mensaje radiofónico al Katholikentag de Viena (14.9.1952), Discorsi e Radiomessaggi, vol. XIV, página 314: La Iglesia combatirá al socialismo hasta el fin

    Encíclica Summi Pontificatus (20.10.1939), num. 60: El Estado todopoderoso perjudica la verdadera prosperidad


    JUAN XXIII

    Encíclica Mater et Magistra (15.5.1961), num. 34: Ningún católico podría suscribirse incluso al socialismo moderado

    PABLO VI

    Carta Apostólica Octogesima Adveniens (14.5.1971), num. 31: Los cristianos tienden a idealizar el socialismo


    SAN JUAN PABLO II

    Encíclica Centesimus Annus (1.5.1991), num. 12: el socialismo tiene el peligro de dar una solución simple y radicalidad

    Centessimus annus, 8 (sólo para el capitalismo “salvaje”), 33 (despiadada situación del capitalismo primitivo)


    BENEDICTO XVI

    Encíclica Deus Carista Est (25.12.2005), num. 28: No necesitamos un Estado que controle todo.

    Socialismo o comunismo viola la libertad personal, la naturaleza humana, la propiedad privada, el matrimonio natural, la democracia, los derechos humanos, los principios innegociables (vida, familia, educación y bien común), promueve la igualdad radical, el ateismo, el relativismo y el racionalismo, y se burla de la religión.


    TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

    Instrucción Libertatis nuntius, sobre algunos aspectos de la Teología de la Liberación. Congregación para la Doctrina de la Fe. 6.8.84

    Instrucción Libertatis conscientia, sobre libertad cristiana y liberación. Congregación para la Doctrina de la Fe. 22.3.86

    ResponderEliminar
  9. Le falta al artículo tal vez el detalle que hace referencia a la lingüística. La denominación de Matrimonio es una marca registrada como la marca Freixenet, no se puede poner a otra realidad diferente como entre parejas del mismo sexo, si así se hace se incurre en una suplantación ilícita del nombre de la marca registrada. En este caso los estudiosos y doctorados en Filología de las lenguas españolas deberían decir esta boca es mía y no se oye que digan ni pío, el silencio de los intelectuales lingüistas es sepulcral cuando se ventilan por doquier las nominaciones de Matrimonio para parejas de un solo sexo. Las academias de las lenguas peninsulares tienen una gran responsabilidad aquí en la palabra Matrimonio para que se use como es debido. No solo es a los políticos a quienes hay que atizar en esto, tambien a los académicos de las lenguas conviene lanzar crítica. SG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La postverdad, la postopinión y lo postfactual, sinónimos eufemísticamente elegantes de mentira.

      Las primeras postverdades son el aborto, que niega obstinadamente la condición humana de persona humana del feto y embrión, para no aplicarle los derechos humanos.

      Luego el matrimonio homosexual, que retuerce el concepto matrimonio, el oficio o munus de la matriz o matrix de la mujer, que niega tanto la concepción natural por hombre y mujer, como un rostro y corazón de padre y madre.

      Eliminar
    2. Tiene usted toda la razón, SG. Pero como hoy toca comulgar con ruedas de molino, no les importa en absoluto cambiarles los nombres a las cosas. Si no admiten que la anatomía y la fisiología nos marcan como hombres y mujeres, ¿de qué les va a preocupar lo que diga o deje de decir la palabra? Muy acertada la analogía con Freixenet. Sí señor, el matrimonio es una marca registrada que no su puede suplantar. Pero ¿qué podemos esperar de una sociedad tan corrompida?

      Eliminar
    3. Anónimus Cabreadus16 de julio de 2017, 12:00

      Se deja usted al SANTO PAPA PIO NONO con SU SYLLABUS ERRORUM,fue el PRIMER Papa en intuir la que se nos venía ENCIMA,SI LEVANTASE LA CABEZA desde San Lorenzo Extramuros!!!!

      Eliminar
  10. Sharia compliant y minorías rusas balticas14 de julio de 2017, 11:53

    El golpe revolucionario independentista catalán, basado en destruir la Constitución mediante el "democrático" derecho a decidir mediante referéndum, es seguido internacionalmente, y podría ser aplicado a las minorias rusas bálticas de Estonia y Letonia (30 % de la población), así como en las minorías musulmanas europeas, para que existan poblaciones, territorios y actividades regidas por el cumplimiento estricto de la Sharia.

    ResponderEliminar
  11. Es pura naturaleza: la asociación del macho y de la hembra son el primer núcleo del grupo de individuos, que se amplía naturalmente en virtud del nacimiento de otros individuos. Y es la conveniencia que tiene la hembra de asociar al macho al proceso de crianza, lo que hace que ésta le retenga a su lado.

    ¿Y cuál es la mecánica natural asociativa en las relaciones homosexuales? ¿Hay alguna especie en la naturaleza cuya asociación de individuos para formar la tribu, la horda o la manada esté basada en la agrupación de individuos del mismo sexo, es decir en la esterilidad de la actividad sexual?

    Si los hay, que no lo parece, son auténticos PARÁSITOS que resuelven la mitad de sus necesidades vitales, es decir la reproducción, a costa de los demás.

    Definitivamente la naturaleza no ha creado esa solución. Los parásitos son un invento de la especie humana. Que carguen otros con el peso de la reproducción, que ellos seguirán poniendo la mano para cobrar las pensiones. ¡Ah, sí, hay parejas homosexuales que compran mascotas humanas muy caras. Aún no hay estadísticas de los resultados de ese invento, tan moderno. Pero no parece que las parejas homosexuales puedan sostener ellas solas el sistema de pensiones. Son los heterosexuales los que lo han resuelto hasta el presente.

    Buen artículo, que invita a la reflexión existencial.

    ResponderEliminar